El séptimo ojo es tuyo
Back to the top
2_Banner-online-Cine-2021

Sala virtual

EDGAR ARANDIA QUIROGA

Es Pintor, Poeta y Antropólogo. Nació en la ciudad de La Paz- Chukiyawu Marka.

Fue Viceministro de Culturas 2006-2007, Director del  Museo Nacional de Arte (2008-2012), Secretario Ejecutivo de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (2013-2014). Actualmente es docente de la carrera de Artes de la Facultad de Arquitectura y Artes de la UMSA. Colabora en diferentes medios escritos, especialmente en La Razón, del cual es columnista.

Estuvo preso (1972), fue herido (1979) y exiliado (1980)  durante las dictaduras militares, fue fundador del grupo Beneméritos de la Utopía con Silvia Peñaloza, Benedicto Aisa (+), Max Aruquipa y Diego Morales.

Sus estudios de arte fueron en calidad de alumno libre en la Escuela de Bellas Artes de La Paz, en el canal a 8 de Quito en video y en el Centro Boliviano Brasileño en grabado. Estudio Antropología Aplicada en la Universidad Católica.

Ha ganado 8 veces consecutivas el Salón Pedro Domingo Murillo, (1975- 1982) tanto en dibujo como en pintura. También en el salón de UTO, Oruro y en el Salón de la Universidad Tomás Frías en Potosí y otro salones del país. Ha participado en las Bienales de Sao Paulo, Roma, Cuenca, Santo Domingo, Serbia, Austria  y otras con su obra, habiendo obtenido 2  reconocimientos internacionales  en la República Dominicana y  Uruguay. Ha trabajado con galerías de New York y Alemania.

Ha obtenido galardones en poesía y ha publicado tres libros:” Chuquiago Blues” (Poesía) y” El Paisaje en los ojos de la Iguana”. Premio Nacional de poesía en Santa Cruz,” La otra muerte” (2006), un ensayo etnográfico. Tiene dos libros inéditos.

Ha creado los Simposios de Cerámica y  la Bienal  Internacional de Escultura en Piedra que está en su sexta versión.

Expone sus obras en su k’hatu  JIWITAKI Art Shop, en la calle Jaén  705.

Sigrid Álvarez

La impermanencia de la mirada es una artista versátil que a lo largo de su carrera ha transitado, experimentado y trabajado con diversas técnicas plásticas develando en esta aparente multiplicidad, el recorrido único de su mirada. Una mirada que, a diferencia de la que ostenta la mítica medusa, no petrifica mediante la representación los recovecos estéticos del camino, si no que se apropia de los mismos para devolverlos al mundo provistos de un intacto asombro.

En la búsqueda estética de esta artista se presiente la necesidad alquímica de experimentar con distintos materiales, para apropiarse mejor de las técnicas y las tradiciones plásticas que los descifran. La última etapa de Álvarez, por ejemplo, indaga en el uso de la tinta mediante la milenaria caligrafía japonesa, utilizando como centro de gravedad la pulsión particular de su obra.

La dimensión ética presente en la plástica de Sigrid Álvarez parece reflejarse en dos dimensiones propias del viaje: el recorrido y el aprendizaje. Lo que se alumbra con la mirada son los intersticios, el vacío y la distancia, pero también la diferencia. En muchos casos los colores disuelven las formas y en otras el movimiento se fija en la evocación, clarificada principalmente por la memoria de infancia. Paradójicamente lo que se repite a lo largo de este recorrido artístico.

Es la impermanencia, más aún si contrastamos la obra de Álvarez con algunas corrientes tradicionales de la plástica de nuestro país, afanadas en reflejar la majestuosidad del espacio andino de manera realista o hiperrealista. En cambio, aquí, esa mitología propia se torna lejana, desata sus nudos, abre sus puertas y despoja los límites de las formas familiares para encontrar otro movimiento.

El eco de este gesto se adivina, a la vez, cuando Álvarez interroga tradiciones lejanas, y las convierte en el soporte íntimo de su mirada. Un ejemplo claro es el diálogo de esta obra con la filosofía zen. Un diálogo ajeno a las posturas simplificadoras de nuestro tiempo y cercano al carácter esencial de esta corriente que alumbra con toda su luminosidad la condición no permanente, propia de todas las cosas.

Sigrid Alvarez –Zenki- y sus Maravillas, en Memoria y Esperanza

Ensayo y presentación de la Doctora en Historia del Arte. Ana Meléndez Crespo de La Universidad Autónoma Metropolitana. UAM Azcapotzalco.

REPORTERO OBRERO

Félix Arando Vargas, nació en la ciudad de Potosí el 20 noviembre de 1945. De niño vivió entre los distritos mineros de Telamayu y Atocha, el motivo fue su papá que buscaba trabajo y  fue perseguido antes de 1952 por pertenecer a las filas del Movimiento Nacionalista Revolucionario.

Estudió en la Escuela Telamayu de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), a los 17 años aprendió sastrería, en 1969 fue al servicio militar. Fue testigo del derrocamiento del Gobierno de Juan José  Torres Gonzales ( 1970-1971), quien fuera  asesinado el año 1976 en Buenos Aires por la dictadura de Hugo Banzer ( 1971-1978).

Saliendo del cuartel y a través de sus amistades, llegó a trabajar en la construcción de caminos, fue técnico de suelos durante 10 años.

Naturista por vocación, integró la Sociedad Boliviana de Medicina Tradicional (SOBOMETRA) quienes se ocupaban de observar las movilizaciones de los trabajadores y lo condujeron hasta llegar a las filas de la Central Obrera Boliviana (COB).

La fotografía aprendió cuando trabajaba como técnico de suelos y por su cuenta se dedicó a capacitarse con profesores del Perú que llegaron en tiempos de la Unidad Democrática Popular (UDP) 1982-1985.

Participó de cursos de fotografía organizados por la Universidad Católica Boliviana y de cursos de fotoperiodismo que se dictaron para los periodistas en esos tiempos.

Con este impulso inició su trabajo de fotografía y al ubicarse en las filas de la COB  trabajó con todos los sectores: mineros, fabriles, campesinos, juntas vecinales, cooperativas mineras, cooperativas auríferas, cooperativas tradicionales, maestros urbanos  “ trabajando como reportero obrero” hasta la actualidad.

Colaboró con el Semanario Aquí fundado por el Padre Luis Espinal S.J.

“Pajarito” es su apodo y señala que nació de las “compañeras” dirigentes de la Confederación del Magisterio Urbano y con este sobrenombre durante cuatro décadas fue desarrollando su trabajo con todos los sectores sociales.

Los dirigentes sindicales lo conocen como “pajarito” y dice a quienes influyó políticamente, especialmente a inicios del nuevo milenio, durante las gestiones de Jaime Solares y Pedro Montes.

“Hoy ya no se puede”, las condiciones del proceso son muy distintas.

Sobre su exposición fotográfica de MEMORIA Y ESPERANZA – EMPODERAMIENTO DEL PUEBLO BOLIVIANO manifiesta:  es una transmisión de la realidad del movimiento de los explotados por el cambio social, de la lucha de clases y de la historia del movimiento obrero que es parte de la Historia de Bolivia.

“Es otra manera de hablar de la historia de los pobres, cómo se fue buscando los progresos, cómo resolver los problemas y ahora estamos en distintos procesos. Por ejemplo, si antes el imperialismo podía determinar políticamente o socialmente, ahora ya no puede hacerlo, el sistema capitalista está en crisis”.

Desde su ojo, Félix Arando dice: la COB ganó espacio, pero le falta dirección.

“En la historia de los movimientos sociales, hay bajones y elevaciones. El proceso es diferente, la globalización ha ingresado en una crisis muy profunda. Se debe observar como otros países, ejemplo Rusia o China están alcanzando niveles de desarrollo y resolviendo problemas elementales. En Bolivia no hay burguesía solo oligarquías en crisis. Falta elevación en la política, necesitamos dar pasos en busca de resolver el problema de la humanidad”.

REPORTERO OBRERO

Félix Arando Vargas, nació en la ciudad de Potosí el 20 noviembre de 1945. De niño vivió entre los distritos mineros de Telamayu y Atocha, el motivo fue su papá que buscaba trabajo y  fue perseguido antes de 1952 por pertenecer a las filas del Movimiento Nacionalista Revolucionario.

Estudió en la Escuela Telamayu de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), a los 17 años aprendió sastrería, en 1969 fue al servicio militar. Fue testigo del derrocamiento del Gobierno de Juan José  Torres Gonzales ( 1970-1971), quien fuera  asesinado el año 1976 en Buenos Aires por la dictadura de Hugo Banzer ( 1971-1978).

Saliendo del cuartel y a través de sus amistades, llegó a trabajar en la construcción de caminos, fue técnico de suelos durante 10 años.

Naturista por vocación, integró la Sociedad Boliviana de Medicina Tradicional (SOBOMETRA) quienes se ocupaban de observar las movilizaciones de los trabajadores y lo condujeron hasta llegar a las filas de la Central Obrera Boliviana (COB).

La fotografía aprendió cuando trabajaba como técnico de suelos y por su cuenta se dedicó a capacitarse con profesores del Perú que llegaron en tiempos de la Unidad Democrática Popular (UDP) 1982-1985.

Participó de cursos de fotografía organizados por la Universidad Católica Boliviana y de cursos de fotoperiodismo que se dictaron para los periodistas en esos tiempos.

Con este impulso inició su trabajo de fotografía y al ubicarse en las filas de la COB  trabajó con todos los sectores: mineros, fabriles, campesinos, juntas vecinales, cooperativas mineras, cooperativas auríferas, cooperativas tradicionales, maestros urbanos  “ trabajando como reportero obrero” hasta la actualidad.

Colaboró con el Semanario Aquí fundado por el Padre Luis Espinal S.J.

“Pajarito” es su apodo y señala que nació de las “compañeras” dirigentes de la Confederación del Magisterio Urbano y con este sobrenombre durante cuatro décadas fue desarrollando su trabajo con todos los sectores sociales.

Los dirigentes sindicales lo conocen como “pajarito” y dice a quienes influyó políticamente, especialmente a inicios del nuevo milenio, durante las gestiones de Jaime Solares y Pedro Montes.

“Hoy ya no se puede”, las condiciones del proceso son muy distintas.

Sobre su exposición fotográfica de MEMORIA Y ESPERANZA – EMPODERAMIENTO DEL PUEBLO BOLIVIANO manifiesta:  es una transmisión de la realidad del movimiento de los explotados por el cambio social, de la lucha de clases y de la historia del movimiento obrero que es parte de la Historia de Bolivia.

“Es otra manera de hablar de la historia de los pobres, cómo se fue buscando los progresos, cómo resolver los problemas y ahora estamos en distintos procesos. Por ejemplo, si antes el imperialismo podía determinar políticamente o socialmente, ahora ya no puede hacerlo, el sistema capitalista está en crisis”.

Desde su ojo, Félix Arando dice: la COB ganó espacio, pero le falta dirección.

“En la historia de los movimientos sociales, hay bajones y elevaciones. El proceso es diferente, la globalización ha ingresado en una crisis muy profunda. Se debe observar como otros países, ejemplo Rusia o China están alcanzando niveles de desarrollo y resolviendo problemas elementales. En Bolivia no hay burguesía solo oligarquías en crisis. Falta elevación en la política, necesitamos dar pasos en busca de resolver el problema de la humanidad”.

REPORTERO OBRERO

Félix Arando Vargas, nació en la ciudad de Potosí el 20 noviembre de 1945. De niño vivió entre los distritos mineros de Telamayu y Atocha, el motivo fue su papá que buscaba trabajo y  fue perseguido antes de 1952 por pertenecer a las filas del Movimiento Nacionalista Revolucionario.

Estudió en la Escuela Telamayu de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), a los 17 años aprendió sastrería, en 1969 fue al servicio militar. Fue testigo del derrocamiento del Gobierno de Juan José  Torres Gonzales ( 1970-1971), quien fuera  asesinado el año 1976 en Buenos Aires por la dictadura de Hugo Banzer ( 1971-1978).

Saliendo del cuartel y a través de sus amistades, llegó a trabajar en la construcción de caminos, fue técnico de suelos durante 10 años.

Naturista por vocación, integró la Sociedad Boliviana de Medicina Tradicional (SOBOMETRA) quienes se ocupaban de observar las movilizaciones de los trabajadores y lo condujeron hasta llegar a las filas de la Central Obrera Boliviana (COB).

La fotografía aprendió cuando trabajaba como técnico de suelos y por su cuenta se dedicó a capacitarse con profesores del Perú que llegaron en tiempos de la Unidad Democrática Popular (UDP) 1982-1985.

Participó de cursos de fotografía organizados por la Universidad Católica Boliviana y de cursos de fotoperiodismo que se dictaron para los periodistas en esos tiempos.

Con este impulso inició su trabajo de fotografía y al ubicarse en las filas de la COB  trabajó con todos los sectores: mineros, fabriles, campesinos, juntas vecinales, cooperativas mineras, cooperativas auríferas, cooperativas tradicionales, maestros urbanos  “ trabajando como reportero obrero” hasta la actualidad.

Colaboró con el Semanario Aquí fundado por el Padre Luis Espinal S.J.

“Pajarito” es su apodo y señala que nació de las “compañeras” dirigentes de la Confederación del Magisterio Urbano y con este sobrenombre durante cuatro décadas fue desarrollando su trabajo con todos los sectores sociales.

Los dirigentes sindicales lo conocen como “pajarito” y dice a quienes influyó políticamente, especialmente a inicios del nuevo milenio, durante las gestiones de Jaime Solares y Pedro Montes.

“Hoy ya no se puede”, las condiciones del proceso son muy distintas.

Sobre su exposición fotográfica de MEMORIA Y ESPERANZA – EMPODERAMIENTO DEL PUEBLO BOLIVIANO manifiesta:  es una transmisión de la realidad del movimiento de los explotados por el cambio social, de la lucha de clases y de la historia del movimiento obrero que es parte de la Historia de Bolivia.

“Es otra manera de hablar de la historia de los pobres, cómo se fue buscando los progresos, cómo resolver los problemas y ahora estamos en distintos procesos. Por ejemplo, si antes el imperialismo podía determinar políticamente o socialmente, ahora ya no puede hacerlo, el sistema capitalista está en crisis”.

Desde su ojo, Félix Arando dice: la COB ganó espacio, pero le falta dirección.

“En la historia de los movimientos sociales, hay bajones y elevaciones. El proceso es diferente, la globalización ha ingresado en una crisis muy profunda. Se debe observar como otros países, ejemplo Rusia o China están alcanzando niveles de desarrollo y resolviendo problemas elementales. En Bolivia no hay burguesía solo oligarquías en crisis. Falta elevación en la política, necesitamos dar pasos en busca de resolver el problema de la humanidad”.

Rob Brouwer

Después de estudiar en la Academia de Artes de Tilburg, fue profesor de Artes y Oficios y fotografía entre 1972 y 1979 en centros educativos de Breda y Ámsterdam, Países Bajos.

Después de sus estudios en la Academia de Arte; Facultad de Comunicación Audiovisual en Amsterdam, fue profesor de Comunicación Audiovisual en Amsterdam, entre 1981 y 1985 para profesiones específicas a nivel de licenciatura analizando cine, audiovisuales y centrándose en la comunicación  a través de talleres prácticos de fotografía y edición de vídeo.

Durante el período de la guerra encubierta de la Contra, contra el gobierno sandinista de los Estados Unidos, estuvo en Managua-Nicaragua como camarógrafo y cineasta independiente para European Broadcasters y  cubrió los procesos de guerra y paz en El Salvador y Guatemala luego de las masacres cometidas por los gobiernos de Lucas García y Ríos Mont en Guatemala entre 1988 y 1996.

Estuvo en las elecciones chilenas de 1989 que puso fin al período de Pinochet y realizó  historias del levantamiento zapatista en Chiapas México.

Estuvo enseñando en la Universidad UCA de Managua- Facultad de Periodistas.

Trabajó como fotógrafo para Reuters y Agence France Press y como cineasta independiente produciendo documentales centrados en temas de derechos humanos en América Latina.

Sus trabajos fueron transmitidos por HumanTV, IKON TV, KRO Kruispunt, 2Vandaag, Tros en Afganistán 2000 – Pakistán – Etiopía

Desde 1997 hasta 2011 fue jefe del departamento audiovisual de Amnistía Internacional Holanda y realizó largometrajes y documentales sobre temas de derechos humanos en Asia, África, Oriente Medio y América Latina.

En este último tiempo realizó un programa de 25 minutos sobre la detención de inmigrantes ilegales en los Países Bajos para Movies That Matter, el Festival anual de derechos humanos en La Haya, una entrevista con Aung San Suu Kyi después de su liberación del arresto domiciliario en Yangon, Myanmar.

Guillermo Planel

Es periodista con posgrado en imagen por la PUC-Rio, fotógrafo y documentalista nacido en Uruguay y radicado en Rio de Janeiro desde los años 70.

Uno de los ejes principales de su trabajo es la relación entre la prensa, su relación con el Estado y la sociedad civil, a través de temas que involucran los derechos humanos.

Los temas sociales que involucran diferentes tipos de conflictos y su representación en la sociedad han sido una línea de trabajo constante desde el punto de vista periodístico y documental.

FILMOGRAFIA GUILLERMO PLANEL

2006 – Viola Caipira – (Viola Caipira, Chawaqkw & Tiples) – 20´

2007 – Abaixando a máquina –  (Lowering the Camera) –  65´

2008 – Som & Fúria – Inocentes (Inocentes live at São Paulo)  – 60´

2009 – Imagens do Jongo – (The Images of Jongo)  – 26 ´

2010 – Vivendo um outro olhar – (Living another perspective)  – 80 ´

2013 – Mais náufragos que navegantes – (More shipwrecked than navigators) – 97´

2014 – Insurgência pela Paz – (Insurgency for Peace) – 82´

2014 – Entre terra e território – (Between land and territory) – 72´

2015 – Mautner em Cuba (Mautner in Cuba) – 78´

2016 – Abaixando a máquina 2 – no limite da linha – (Lowering the camera 2 – on the edge) – 90´

2017 – Um breve relato sobre poetas malditos  – (A brief tale on damn poets) – 45´

2018 – 10 centavos para o número da besta – (10 cents to the number of the beast ) – 92´

2018 – Pensamentos urgentes e de amor urbano- (Urgent thoughts of urban love) – 42´

2019 – Pensamentos urgentes e de amor urbano-2ª TEMP. – (Urgent thoughts of urban love) – 45´

2020 – Entrevistas do Sair à Luz – (Interviews into the light) – 84´

2021 – Largo do Machado, o palco. – (Largo do Machado. the stage.) -71´

 

Principais Canais de exibição dos filmes

Principais Canais de exibição dos filmes

Netflix (USA)

Mais náufragos que navegantes

Telesur (Venezuela)

Mais náufragos que navegantes

Canal UVT (México)

Mais náufragos que navegantes

Canal Brasil (Brasil)

Abaixando a máquina – ética e dor no jornalismo carioca

Insurgência pela paz

Mais náufragos que navegantes

Abaixando a máquina 2 – no limite da linha

Um breve relato sobre poetas malditos

10 Centavos para o número da besta

Pensamentos urgentes e de amor urbano

Canal Curta

Mautner em Cuba

Cinebrasil TV

Entre terra e território

Imagens do Jongo

Vivendo um outro olhar

cinetecadederechoshumanos.org/2021/ Todos los Derechos Reservados